PredicacionesResumen de las Enseñanzas

Hno. Anciano Sergio Sandoval Tu Enlace Familiar Circunstancia: Condición que acompaña, causa o determina a una persona, una cosa o un hecho determinados. Estado de una persona o una cosa en un momento determinado Situación concreta. Hab 1:1 La profecía que vio el profeta Habacuc. Hab 1:2 ¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás? Hab 1:3 ¿Por qué me haces ver iniquidad, y haces que vea molestia? Destrucción y violencia están delante de mí, y pleito y contienda se levantan. Hab 1:4 Por lo cual la ley es debilitada, y el juicio no sale según la verdad; por cuanto el impío asedia al justo, por eso sale torcida la justicia. En estos primeros cuatro versículos, vemos que el profeta Habacuc, esta abrumado por las circunstancias que le rodean. No hace otra cosa que pensar en la iniquidad, y la violencia que ve en medio de su pueblo. Aunque el se dirige a Dios, el cree o siente que El se ha ido de en medio de la escena terrestre. Siente que sus palabras han sido olvidadas, siente que su mano, su poder no se manifiesta. E su mente se forma la idea de que Dios no puede ser hallado en ninguna parte, pues los hombres, tienen el control de todo. Hombres malos que actúan sin temor a Dios, que hacen prevalecer la iniquidad, saqueos, violencia, pleitos, contiendas. La ley no es capaz, es ineficaz, los malvados tienden cercos a los justos, su juicio prospera. Habacuc vivió durante uno de los periodos más críticos de la historia de Judá. Después del esplendor en que habían vivido gracias a las reformas de Josías, el pueblo cayó a los abusos y la opresión debido a que su sistema legal, colapsó. Con el agravante de que el mundo que lo rodeaba estaba en guerra, y la amenaza de una invasión vino a sumarse a los problemas internos de la nación.(crisis externa, que afectaría tarde o temprano a la nación) Nuestras propias circunstancias A menudo, olvidamos que las circunstancias adversas son inevitables. Están ligadas a la vida de todo ser humano, tanto como sus sentimientos, el cansancio, la risa, el llanto, etc. No podemos evitarlas, vienen con nosotros. Alguien dijo: No somos víctimas de las circunstancias, nosotros creamos nuestras propias circunstancias. Debemos reconocer que existen acontecimientos, fuera de nuestro control, que se consideran como una casualidad, y que nos afectan directamente, como por ejemplo, un terremoto, una tormenta, un accidente en el cual no fuimos protagonistas, un accidente laboral, una bala perdida, que nos alcanza etc. Situaciones que pueden afectarnos, y que no están bajo nuestro control. Pero, en la mayoría de las ocasiones no es la casualidad, sino la causalidad, es la que origina nuestros males Nosotros mismos fuimos los causantes de que nos despidieran del trabajo, que nuestro matrimonio fracasara, que no exista comunicación con nuestros hijos, que nos ataque una enfermedad entre otras muchas situaciones por las que atravesamos y que según nosotros son inexplicables. Las crisis o circunstancias personales son extraordinarias oportunidades para crecer, y esto es posible cuando reconocemos nuestro papel protagonista en dichos sucesos, cuando tenemos la capacidad de reconocer nuestros propios errores, cuando esto sucede somos victoriosos de la crisis, la adversidad se convierte en buenaventura, el fracaso en sabiduría, el error en luz, y estamos listos para seguir avanzando... Es en estas condiciones, cuando nuestra actitud debe ser como la del profeta Habacuc, que reconoce ese panorama ensombrecido y preocupante. Pero que acude a Dios para pedir su ayuda, dirección y protección. Debemos reconocer que toda circunstancia que vivimos, es para fortalecimiento de su pueblo, para que la manifestación de Dios sobre nosotros sea de gran manera, de tal magnificencia, que otros que han visto nuestro padecimiento, digan: ES CIERTO, GRANDES COSAS HA HECHO JEHOVA CON ESTOS. Veamos la situación que el Profeta estaba enfrentando. Todo a su alrededor era caos, desorden. Aparentemente no tenía solidez económica. Sus expectativas de ganancia como ganadero o agricultor, se habían esfumado. No había absolutamente nada de qué echar mano. Y para agravar el cuadro, el horizonte se veía gris, ensombrecido por la amenaza de gobiernos en guerra. Todo parecía mal, no había esperanza para el, ni para el pueblo ¿Le ha ocurrido esto alguna vez? Todo se conjuga para traer malas noticias. Problemas en casa, problemas en la iglesia, problemas en el trabajo, problemas con los vecinos. Abre la puerta, y encuentra dificultades. Nos acostamos y no quisiéramos despertar. Para qué –pensamos—si solo hallaremos nuevas dificultades cuando despierte el día. Es triste y al mismo tiempo maravilloso comprender nuestras equivocaciones, maravilloso porque la luz nos iluminó, y triste por el tiempo que perdimos y nunca más volverá. Pero, una actitud de fe, cambia nuestra apreciación de las Circunstancias Las circunstancias de aquel momento llevaron al Profeta a preguntarle a Dios, acerca del aparente triunfo de la injusticia en medio de su pueblo. Hasta cuando tendrían que soportar esa situación Sus preguntas, a Dios, demostraban la presencia de la fe. Hab 1:12 ¿No eres tú desde la eternidad, oh SEÑOR, Dios mío, Santo mío? No moriremos. Oh SEÑOR, para juicio lo has puesto; tú, oh Roca, lo has establecido para corrección. Hab 1:13 Muy limpios son tus ojos para mirar el mal, y no puedes contemplar la opresión. ¿Por qué miras con agrado a los que proceden pérfidamente, y callas cuando el impío traga al que es más justo que él? Hab 1:14 ¿Por qué has hecho a los hombres como peces del mar, como reptiles que no tienen jefe? Hab 1:15 A todos los saca con anzuelo el pueblo invasor, los arrastra con su red y los junta en su malla. Por eso se alegra y se regocija, Como el creía en Dios, sabía que El debía tener una respuesta para aquel problema. El Profeta, no oculta los problemas y las circunstancias adversas que lo aquejan, no las subestima, sino que entiende y descubre que Dios es suficiente en medio de las dificultades. La justicia de Dios que el buscaba, solo se alcanza por medio de la fe, de forma que la manera justa de vivir es por la fe.(el justo por la fe vivirá) Habacuc, nos llama, a confiar en Dios, a pesar de las circunstancias que parecen infranqueables e insostenibles. En medio del caos y la dificultad, y Posesionado de fe y esperanza a toda prueba, el profeta hizo una declaración de fe que me estremece y que me conmueve, y que debe llamar nuestra atención. Escribió lo siguiente: Hab 3:17 Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; Hab 3:18 Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación. Él asegura, que con toda la sumatoria de tropiezos y obstáculos que sobrevengan, conservará la alegría y el gozo en Dios. ¿Es usted capaz de hacer esta declaración de fe? ¿Siente que desfallece? Cuando las circunstancias adversas toman fuerza, una inclinación natural es desfallecer, pensar que todo terminó, que nada vale la pena, que llegamos al final de la encrucijada para encontrarnos de frente, con una pared inmensa, infranqueable. Si experimenta una situación similar, es hora de volver la mirada a Dios. Pedirle fortaleza. El es quien puede ayudarnos. En nuestras fuerzas, solo profundizaremos la desesperanza y la desesperación. Sin embargo, con ayuda del Señor las cosas toman otro sabor y otro color. Es triste y al mismo tiempo maravilloso comprender nuestras equivocaciones, maravilloso porque la luz nos iluminó, triste por el tiempo que perdimos y nunca más volverá. Es posible elevarse por encima de las circunstancias, y aún regocijarse en ellas, poniendo nuestros ojos en alguien que está por encima de lo contingente. El propio Habacuc lo advirtió así cuando señala: “Jehová el Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, Y en mis alturas me hace andar.” (Habacuc 3:19). Sobreponernos a las dificultades es posible. Dios nos fortalece y nos muestra el sendero para salir adelante. Hab 3:13 Saliste para socorrer a tu pueblo, Para socorrer a tu ungido. Traspasaste la cabeza de la casa del impío, Descubriendo el cimiento hasta la roca. Haciendo alusión a Cristo. El Ungido, la Roca. Esta es la demostración del gran poder de Dios, manifestado a favor de su pueblo. Así que, Antes que ir al hombre en busca de una salida, vuelva su mirada a Cristo. De esta manera aunque enormes tormentas azoten su frágil embarcación, no desista, tenga fe, siga adelante que con la ayuda de Dios superará la crisis... Nuestro amado Señor es la fuente de la paz y de la serenidad que necesitamos en momentos críticos Y grande es la promesa para los que venzan estas circunstancias: Podremos gritar y enrostrar al enemigo que tenemos un Dios grande y poderoso, que nos dará el triunfo y la victoria sobre aquellos que un día nos oprimieron. Isa 14:3 Y el día en que el SEÑOR te dé descanso de tu dolor, de tu desesperación y de la dura servidumbre a la que fuiste sometido, Isa 14:4 pronunciarás esta burla contra el rey de Babilonia, y dirás: ¡Cómo se ha acabado el opresor, y cómo ha cesado el furor! Isa 14:5 El SEÑOR ha quebrado el báculo de los impíos, el cetro de los gobernantes Isa 14:6 que golpeaba con furia a los pueblos con golpes incesantes, que sometía con ira a las naciones en persecución incesante. Isa 14:7 Toda la tierra está en reposo, está quieta; prorrumpe en gritos de júbilo. Que el Señor Les bendiga Grandemente .

Predicaciones

  • El Fin de los Rebeldes +

    El Fin de los Rebeldes Pastor Ronald Duran Domingo 18-12-2016. Los rebeldes tropiezan en los caminos del Señor, es preocupante Leer Mas
  • Jesus el Buen Pastor II +

    Jesús el Buen Pastor, parte II Pastor John Duran domingo 25 de diciembre de 2016 Jua 10:9 Yo soy la Leer Mas
  • Proclama Profética 2017 +

    Año del Reposo Esta proclama es la décima para nuestra casa espiritual. El número 10 nos habla de la mano Leer Mas
  • Él Te Recuerda +

    Él te Recuerda Santa Cena Febrero 2017 Pastor Ronald Durán Acuérdate del reposo Éxo 20:8 Acuérdate del día de reposo Leer Mas
  • Los Valles +

    Los Valles Pastor John Durán Domingo 12-03-2017. Sal 23:4 Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré Leer Mas
  • Aprendiendo de los Procesos +

    Aprendiendo de los procesos Pastor Ronald Duran Santa Cena 04-junio 2017 Introduccion Muchos en la vida cristiana no logran aprender Leer Mas
  • Nuestros Deberes v/s el Abandono de Ellos +

    Nuestros Deberes v/s el Abandono de Ellos Sergio Sandoval Hno. Anciano tu enlace familiar Col 4:1 Amos, haced lo que Leer Mas
  • Cristo y Tú Pueden Cambiar las Circunstancias +

    Hno. Anciano Sergio Sandoval Tu Enlace Familiar Circunstancia: Condición que acompaña, causa o determina a una persona, una cosa o Leer Mas
  • El Efecto Jefté +

    El Efecto Jefté Pastor Ronald Duran, domingo 29 de enero de 2017 1-El Escenario Jefte , uno de los héroes de Leer Mas
  • La Involución del Agradecido +

    Pastor Ronald Duran, domingo 04 de diciembre de 2016. Gál 5:7 Vosotros corríais bien, ¿quién os impidió obedecer a la Leer Mas
  • Las Mesas +

    Pastor John Duran, domingo 12 de febrero de 2017 La Biblia habla de puertas, ventanas, sillas, camas, candeleros etc. Son Leer Mas
  • Las Casas +

    Las Casas Pastor John Duran, domingo 11 de septiembre de 2016 Mat 21:13 Y les dijo*: Escrito está: "MI CASA Leer Mas
  • Las Costumbres Babilónicas +

    Las Costumbres Babilónicas Pastor Ronald Duran, domingo 19 de marzo de 2017 Desde los inicios babilonia ocupa lugares relevantes en Leer Mas
  • Las Raíces +

    Las Raíces Pastor John Duran, domingo 30 de octubre de 2016 Jer 1:5 Antes que yo te formara en el Leer Mas
  • Los Beneficios del Reposo +

    Los Beneficios del Reposo Pastor John Duran, domingo 22 de enero de 2017 Israel tuvo un desgaste tremendo .en el Leer Mas
  • 1
  • 2